Perseidas en tiempo de pandemia

perseidas

 

Se acercan lo días fuertes de Perseidas y muchas personas se preguntan qué lugares pueden ser los mejores para disfrutarlas en tiempos de pandemia.

Debido a la crisis sanitaria que nos ha tocado sufrir y, con los recientes rebrotes de Coronavirus, hay que tratar de huir de las aglomeraciones más que nunca. Por ello, se recomienda evitar aquellos lugares en los que se puedan dar aglomeraciones en estas fechas señaladas.

Así que, ¿dónde se pueden observar las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo este verano?

La respuesta es fácil: cualquier lugar alejado de la contaminación lumínica de las ciudades y urbanizaciones. No hay que desplazarse a un punto concreto de la geografía para ver la lluvia de estrellas. Tan sólo es necesario un poco de oscuridad.

Casas y Alojamientos Rurales

Muchas familias han optado por el alquiler de casas rurales para sus vacaciones. La mejor opción de todas para ver las estrellas.

Estos alojamientos suelen encontrarse dispersos en el territorio y alejados de la urbe. Además de ser instalaciones privadas, que permiten disfrutar relajados y sin necesidad del uso de la mascarilla. Por lo que, las casas rurales son el lugar perfecto para este verano.

Entornos naturales

¿Y qué pasa si vivo en la ciudad? En este caso, tan sólo hay que pensar en un lugar alejado de las luces de la ciudad. Un entorno natural, de ésos que tantos hay en nuestra región, será una buena opción.

Algunos ejemplos en la provincia de Málaga son los Montes de Málaga, a un paso de la capital malagueña y con kilómetros de carril y senderos para perdernos de la muchedumbre. También el entorno de Maro, cerca del mar (¡qué lujo!), Sierras de Tejeda y Almijara, Sierra Bermeja, Sierra de Mijas, Sierra Crestellina…

Si nos vamos más al interior, Sierra de las Nieves, Serranía de Ronda, Desfiladero de los Gaitanes, Laguna de Fuente de Piedra, Sierra Norte de Málaga…

En definitiva, hay infinidad de alternativas para observar las “Lágrimas de San Lorenzo” este año, con total seguridad (y privacidad), evitando aglomeraciones. Tan sólo debemos encontrar ese pequeño rinconcito solitario para vivir las noches estrelladas de este verano.