Parque Natural de los Montes de Málaga

parque natural de los montes de málaga

Este gran pulmón verde que es el Parque Natural de los Montes de Málaga se encuentra a pocos kilómetros de la capital malagueña. Una densa masa de pinar de repoblación, que si bien puede parecer monótona, alberga una biodiversidad sorprendente, a la par que el intenso verde pino, contrasta bellamente con el azul intenso del mar que se encuentra a los pies de este espacio natural.

Mucha historia pesa sobre estos terrenos, y siempre directamente relacionada con el hombre. Ya en los orígenes del hombre, se produjeron los primeros asentamientos en los terrenos aledaños. Cabe destacar el Enclave Arqueológico de las Peñas de Cabrera, situado en el término municipal de Casabermeja, y dentro del área de influencia del parque natural. Esta manifestación artística pone de manifiesto qué usos se le deban al terreno hace miles de años. También se encuentran otros yacimientos arqueológicos dentro de los límites del espacio natural, como la Necrópolis de Las Chaperas.

lagar de torrijosAños más tarde, los fenicios con sus alfares, y posteriormente, púnicos, ibéricos y musulmanes, transformaron el paisaje al tratar de obtener los recursos de la naturaleza, leña principalmente. Los densos bosques de encinas y alcornoques fueron desapareciendo poco a poco, dejando paso a un terreno más baldío y antropizado. Los campos de vid y los lagares se multiplicaron rápidamente por los Montes. El rentable fruto de la viña para su transformación en vino, y un próspero puerto tan cercano, pusieron a Málaga en el mapa del comercio internacional.  

Sin embargo, este tipo de agricultura propició la desnudez del suelo, aumentando la erosión y, con ello, las inundaciones de la ciudad, que se agravaron tras la gran plaga de filoxera, al arrancarse de raíz a todo el viñedo. Graves inundaciones azotaron la ciudad años, décadas después, a pesar de los esfuerzos en ingeniería hidráulica que se realizaron a lo largo de los siglos. Prueba de estas obras hidráulicas son el Acueducto de San Telmo (siglo XVIII), por ejemplo, o los embalses del Agujero y del Limonero.

José Martínez Falero, ingeniero de montes, con su plan forestal en 1927, fue el responsable de una de las grandes transformaciones (positivas) de los montes de Málaga. En este plan se propuso la repoblación masiva con Pino Carrasco, aportando masa forestal y sujeción al suelo. Comienza aquí una nueva etapa para estos maltratados montes.

camaleónSi bien esta repoblación masiva se asoció a una biodiversidad monótona y pobre, poco a poco se van realizando labores de desembosque de pino en pro de especies autóctonas y más propias del lugar, como la encina, el alcornoque y la vegetación de ribera. Efectos positivos que ya son visibles en el espacio natural, encontrando gran variedad de avifauna, mamíferos, anfibios y reptiles. De hecho, el camaleón es uno de los iconos del parque natural, del que se han realizado ya varios programas de reintroducción y cría.  

cicloturismoMás de 150km de pistas forestales recorren hoy estas tierras. Perfectas para el desarrollo de actividades sostenibles como el senderismo, cicloturismo o de avistamiento y anillamiento de aves. En la web de la Ventana del Visitante se detallan algunos de los senderos señalizados. Y, si bien, los equipamientos de uso público aún son escasos, hay proyectos para su ampliación. De momento, el Ecomuseo Lagar de Torrijos y el Aula de la Naturaleza de Las Contadoras realizan una gran labor de divulgación y educación ambiental en el entorno.

Mucho hay que conocer aún de este olvidado lugar, en apariencia aburrido y anodino. Pero debe descubrirse poco a poco, recorriendo sus innumerables caminos con los sentidos alerta y conociendo a sus gentes, con costumbres tan arraigadas como los verdiales.

Sin duda, ¡te sorprenderá!